Como proteger el ordenador de los virus





NINGíšN sistema de seguridad es 100% seguro. Por eso todo usuario de ordenadores  deberí­a tratar de implementar estrategias de seguridad antivirus, no sólo para proteger su propia información sino para no convertirse en un agente de dispersión de algo que puede producir daños graves e indiscriminados.

Para implementar tales estrategias deberí­an tenerse a mano los siguientes elementos:

UN DISCO DE SISTEMA PROTEGIDO CONTRA ESCRITURA Y LIBRE DE VIRUS: Un disco que contenga el sistema operativo ejecutable (es decir, que la máquina pueda ser arrancada desde este disco) con protección contra escritura y que contenga, por lo menos, los siguientes comandos: FORMAT, FDISK, MEM y CHKDSK (o SCANDISK en versiones recientes del MS-DOS).

POR LO MENOS UN PROGRAMA ANTIVIRUS ACTUALIZADO: Se puede considerar actualizado a un antivirus que no tiene más de tres meses desde su fecha de creación (o de actualización del archivo de strings). Es muy recomendable tener por lo menos dos antivirus.

UNA FUENTE DE INFORMACIí“N SOBRE VIRUS ESPECíFICOS: Es decir, algún programa, libro o archivo de texto que contenga la descripción, sí­ntomas y caracterí­sticas de por lo menos los cien virus más comunes.

UN PROGRAMA DE RESPALDO DE íREAS CRíTICAS: Algún programa que obtenga respaldo (backup) de los sectores de arranque de los disquetes y sectores de arranque maestro (MBR, Master Boot Record) de los discos rí­gidos. Muchos programas antivirus incluyen funciones de este tipo.

LISTA DE LUGARES Dí“NDE ACUDIR: Una buena precaución es no esperar a necesitar ayuda para comenzar a buscar quién puede ofrecerla, sino ir elaborando una agenda de direcciones, teléfonos y direcciones electrónicas de las personas y lugares que puedan servirnos más adelante. Si se cuenta con un antivirus comercial o registrado, deberán tenerse siempre a mano los teléfonos de soporte técnico.

UN SISTEMA DE PROTECCIí“N RESIDENTE: Muchos antivirus incluyen programas residentes que previenen (en cierta medida), la intrusión de virus y programas desconocidos a la computadora.

TENER RESPALDOS: Se deben tener respaldados en disco los archivos de datos más importantes, además, se recomienda respaldar todos los archivos ejecutables. Para archivos muy importantes, es bueno tener un respaldo doble, por si uno de los discos de respaldo se daña. Los respaldos también pueden hacerse en cinta (tape backup), aunque para el usuario normal es preferible hacerlo en discos, por el costo que las unidades de cinta representan.

REVISAR TODOS LOS DISCOS NUEVOS ANTES DE UTILIZARLOS: Cualquier disco que no haya sido previamente utilizado debe ser revisado, inclusive los programas originales (pocas veces sucede que se distribuyan discos de programas originales infectados, pero es factible) y los que se distribuyen junto con revistas de computación.





REVISAR TODOS LOS DISCOS QUE SE HAYAN PRESTADO: Cualquier disco que se haya prestado a algún amigo o compañero de trabajo, aún aquellos que sólo contengan archivos de datos, deben ser revisados antes de usarse nuevamente.

REVISAR TODOS LOS PROGRAMAS QUE SE OBTENGAN POR Mí“DEM O REDES: Una de las grandes ví­as de contagio la constituyen Internet y los BBS, sistemas en los cuales es común la transferencia de archivos, pero no siempre se sabe desde dónde se está recibiendo información.

REVISAR PERIí“DICAMENTE LA COMPUTADORA: Se puede considerar que una buena frecuencia de análisis es, por lo menos, mensual.

Finalmente, es importante tener en cuenta estas sugerencias referentes al comportamiento a tener en cuenta frente a diferentes situaciones:

Cuando se va a revisar o desinfectar una computadora, es conveniente apagarla por más de 5 segundos y arrancar desde un disco con sistema, libre de virus y protegido contra escritura, para eliminar virus residentes en memoria. No se deberá ejecutar ningún programa del disco rí­gido, sino que el antivirus deberá estar en el disquete. De esta manera, existe la posibilidad de detectar virus stealth.

Cuando un sector de arranque (boot sector) o de arranque maestro (MBR) ha sido infectado, es preferible restaurar el sector desde algún respaldo, puesto que en ocasiones, los sectores de arranque genéricos utilizados por los antivirus no son perfectamente compatibles con el sistema operativo instalado. Además, los virus no siempre dejan un respaldo del sector original donde el antivirus espera encontrarlo.

Antes de restaurar los respaldos es importante no olvidar apagar la computadora por más de cinco segundos y arrancar desde el disco libre de virus.

Cuando se encuentran archivos infectados, es preferible borrarlos y restaurarlos desde respaldos, aún cuando el programa antivirus que usemos pueda desinfectar los archivos. Esto es porque no existe seguridad sobre si el virus detectado es el mismo para el cual fueron diseñadas las rutinas de desinfección del antivirus, o es una mutación del original.

Cuando se va a formatear un disco rí­gido para eliminar algún virus, debe recordarse apagar la máquina por más de cinco segundos y posteriormente arrancar el sistema desde nuestro disquete limpio, donde también debe encontrarse el programa que se utilizará para dar formato al disco.

Cuando, por alguna causa, no se puede erradicar un virus, deberá buscarse la asesorí­a de un experto directamente pues, si se pidiera ayuda a cualquier aficionado, se correrá el riesgo de perder definitivamente datos si el procedimiento sugerido no es correcto.

Cuando se ha detectado y erradicado un virus es conveniente reportar la infección a algún experto, grupo de investigadores de virus, soporte técnico de programas antivirus, etc. Esto que en principio parecerí­a innecesario, ayuda a mantener estadí­sticas, rastrear focos de infección e identificar nuevos virus, lo cual en definitiva, termina beneficiando al usuario mismo.





También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *